nav-left cat-right
cat-right

El Gob. Jeb Bush habla sobre el éxito de estudiantes hispanos

El Gob. Jeb Bush habla sobre el éxito de estudiantes hispanos

El sueño Americano – la promesa asumida de seguir la posibilidad de la prosperidad y el éxito – infunde a los individuos el deseo de hacerse responsable de su futuro, aplicarse, y buscar una vida plena. Una educación de calidad es el pasaje al sue¬ño Americano. Una educación de calidad prepara los estudiantes con los conocimientos y las destrezas para tener éxito con los estudios universitarios y sus carreras.

Los Estados Unidos han sido, tradicionalmente, un país de inmigrantes, y esta tendencia continúa hoy en día. En marzo, el Centro de Investigación de Pew informó sobre un viraje tremendo en el crecimiento demográfico de nuestra nación. Según el informe, las minorías étnicas y raciales componen 91.7 por ciento del crecimiento de los Estado Unidos entre 2000 y 2010.

Los hispanos – la minoría más grande de nuestro país – componen más que la mitad de este crecimiento. De hecho, el Censo de 2010 informa que los Hispanos constituyen 16.3 por ciento de la población de los Estados Unidos.

Cuando estos individuos y sus familias participan en sus comunidades e involucrase como ciudadanos, se hacen vecinos, colegas, líderes, y votantes. Sus contribuciones formarán nuestra nación. Como estos ciudadanos son una parte crucial de nuestra sociedad, proveer los hijos de estas familias con una educación de calidad es una inversión crítica.

Lamentablemente, por toda de nuestra nación demasiados estudiantes de minorías sacan resultados por debajo de sus pares en las pruebas estandarizadas. Estos estudiantes son víctimas de los mitos tan comunes de educación, las presunciones que dicen que el origen y la experiencia del estudiante, su código postal, o nivel del salario de sus padres deciden su habilidad de aprender. Pero esto es inaceptable; el destino de nuestro país depende en el éxito de todos los estudiantes.

Florida esta echando por tierra los mitos comunes y preparando estudiantes para perseguir el sueño Americano.
En 1998, cerca de la mitad de los alumnos de cuarto grado en la Florida eran funcionalmente analfabetos, según la Evaluación Nacional del Progreso Educacional. Estas alarmantes estadísticas no sólo fueron un reflejo instantáneo del presente, sino también una sombría perspectiva del futuro. Las escasas expectativas y la falta de responsabilidad en las escuelas amenazaban a millones de niños con una vida de pobreza y dependencia del gobierno. Los estudiantes no estaban aprendiendo las destrezas básicas para tener éxito escolar y en la vida más allá del aula.

Pero todo cambió el año próximo. Florida adoptó la creencia centro que todos estudiantes pueden aprender, dejó de aceptar las escusas por rendimientos pobres y empezó de cuestionar el statu quo. Los resultados actuales de los exámenes son evidencias de una transformación notable en la educación.

Según la misma herramienta de evaluación utilizada hace más de una década, aproximadamente las tres cuartas partes de la población de alumnos de cuarto grado superan en destrezas de lectura al promedio nacional, y los estudiantes pertenecientes a minorías étnicas son los que están logrando los mayores incrementos de aprendizaje. De hecho, los estudiantes hispanos de cuarto grado en Florida leen tan bien o mejor que el promedio de todos los alumnos de 31 estados y el Distrito de Columbia.

Los índices de graduación son otra señal del aumento del rendimiento escolar en el Estado del Sol. Desde 1999, el índice de graduación en Florida se ha incrementado en 21 puntos porcentuales, del 60% al 81%; y los estudiantes hispanos son los que han logrado el más alto rendimiento, ascendiendo en 23 puntos porcentuales. No solo hay más estudiantes hispanos graduándose, más alumnos están matriculándose y pasando los rigurosos cursos de Ubicación Avanzada saliendo de sus escuelas secundarias mejor preparadas para los estudios universitarios.

La historia floridana demuestra que todos los estudiantes pueden aprender. Por combinar altas expectativas para todos alumnos, responsabilidad para las escuelas y opciones sin precedentes, cada estudiante tiene la oportunidad para aprovechar al máximo potencial de aprendizaje que Dios le dio.

Muchos líderes de estados a través de la nación han comenzado los pasos para mejorar la calidad de educación en sus estados. Indiana, Oklahoma, Arizona, New Mexico, Idaho y Louisiana son ejemplos de estados que han aprobado legislación que les obliga a todos los estudiantes que cumplan con altas expectativas y que les obliga a todas escuelas que estén responsables de la educación estudiantil. Esta es un gran principio. Pero, el éxito nunca se finaliza y la reforma jamás se termina. Hay que seguir reformando y transformando la educación para mejorar el rendimiento y el crecimiento estudiantil y subsanar la falta de logros con respecto a los jóvenes minoritarios.

Esto es una prioridad nacional. El éxito de los estudiantes de hoy determinará el futuro de nuestras comunidades, nuestros estados, y nuestra nación. Es fundamental que preparemos cada estudiante para esta gran responsabilidad.

Jeb Bush, Governor of Florida from 1999-2007 and chairman of the Foundation for Excellence in Education and the Foundation for Florida’s Future